miércoles, 24 de mayo de 2017

Le preguntaron si era feliz:




Le preguntaron si era feliz y respondió:  

-Como voy a ser feliz, si no me recibí, no me case, ni tuve hijos, si la vida tan solo fuese una lista del mercado, ni me alcanzaría para la canasta básica, hay preguntas que molestan... 

Si no hay humor estamos condenados. Me quedo pensando, ¿hay preguntas que molestan? Dejando de lado la intención de quien pregunta que puede ser de buena o mala fe, una pregunta es una invitación a la reflexión y un movilizador de la acción.

Incluso la pregunta hecha con la peor intención puede ser tomada por quien la recibe como un "despertador" y convertirla en algo positivo, así como también puede suceder a la inversa.

Dejemos por un momento de lado la intención de quien pregunta y enfoquemos en como gestionamos y recibimos la misma, tomar conciencia de una carencia es un primer paso para atenderla.

¿Cual es el mensaje de la frase? ¿Que la persona es feliz sin haber logrado lo descripto? ¿Que la persona se refugia en la negación?

No hay un manual para la vida y cada persona tiene su proceso, así que no se trata si el otro me aprueba o yo apruebo al otro. Lo que importa es saber ¿donde estoy, que quiero, y si algo me falta como lo alcanzo?

Es igual de reprochable (o irrelevante) que alguien haga una pregunta "inapropiada" como que otro exija la pregunta apropiada.

Si uno quiere gestionar su vida debe diferenciar si lo que molesta es la pregunta o la respuesta y recordar que esquivar la respuesta es cerrar los ojos a la acción, nadie va a resolver tu cosas por vos.

¿Que es fácil decirlo? claro que si (aunque no se cuantos lo dicen),  también es fácil jugar el papel de la victima. Esas son dos cosas que no quiero para mi ni le deseo a nadie.

Manuel Carral.



No hay comentarios:

Publicar un comentario